El virus que tiene en alerta a Sudamérica
 
23 de Octubre, 2015
 
 
 
En febrero de este año, las autoridades brasileñas detectaron un extraño brote de erupciones cutáneas en 16 personas en el noreste del país, y tres meses después confirmaron la presencia de un inusual virus: el zika.

En febrero de 2014 se había identificado un caso aislado en la Isla de Pascua, en Chile. De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), hasta entonces la enfermedad, identificada en 1947, se localizaba sólo en África, el sudeste de Asia y las islas del Pacífico.
A partir de mayo, la situación ha empeorado considerablemente y el virus ha comenzado a extenderse peligrosamente fuera de las fronteras de Brasil, donde ya hay casos en 14 estados.

El pasado 16 de octubre, Colombia le informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la existencia de los primeros 9 casos del zika en el país. La propagación a Colombia ha puesto en alerta los países andinos. Las autoridades sanitarias de Ecuador, Perú y un poco más al sur, en Paraguay, activaron los mecanismos de protección e información a la población.

"Esto nos indica que esta nueva enfermedad se está introduciendo progresivamente en la región. Se cuenta con todas las condiciones para que esto suceda", advirtió Agueda Cabello, directora general de Vigilancia de la Salud en Paraguay. “Nosotros trabajamos con un plan de respuesta del zika, integrado con dengue y chikunguña. Vamos a enfocar de manera conjunta estas tres enfermedades. El plan ya está elaborado”, agregó.
En Jamaica, el ministro de Salud se apresuró a desmentir rumores sobre la presencia del virus, en una muestra más de las alarmas que se disparan por toda la región.

Al igual que el dengue y el chikunguña, el zika es transmitido por el mosquito Aedes Aegypti. Sus síntomas más comunes son:

-Fiebre
-Sarpullido
-Dolor en las articulaciones
-Ojos rojos
-Dolor muscular
-Dolor de cabeza
-Dolor detrás de los ojos
-Vómitos

La enfermedad suele ser leve con síntomas que duran hasta una semana, y en pocas ocasiones se requiere hospitalización. Tampoco es letal. El problema es que no existe ningún medicamento específico para tratar el zika. Los médicos recomiendan a los pacientes descansar, mantenerse hidratado y tomar medicamentos como el acetaminofén o el paracetamol, para aliviar la fiebre y el dolor. Se recomienda evitar la aspirina y otros fármacos antiinflamatorios hasta descartar el dengue, para evitar el riesgo de una hemorragia.

Todo parece indicar que el zika llegó a América Latina para quedarse, y por eso la Organización Mundial de la Salud ha instado a las autoridades sanitarias de la región a establecer mecanismos eficaces de detección, preparar las instalaciones de salud para un previsible incremento de los casos y alertar a la población sobre las características de la enfermedad.



 
 

 
 
 
LEISHMANIASIS EN LAS AMERICAS
 
07 de Septiembre, 2015
 
 
 
El siguiente texto es un breve resumen del INFORME EPIDEEMIOLÓGICO DE LA LEISHMANIASIS EN LAS AMÉRICAS, publicado en Julio de 2015, por la OMS (organización Mundial de la Salud y OPS (Organización Panamericana de la Salud), según los datos registrados del 2001 al 2013.

La LEISHMANIASIS VISCERAL es autóctona en 18 países de América, siendo registrada en el periodo del 2001 al 2013, con un total de 45.490 casos con una media anual de 3.499 casos.
En el 2.013, un total de 3.389 casos fueron registrados en ocho países distribuidos en 798 municipios. Los países que concentran el mayor número de casos son Brasil con el 96% (3.253), seguido por Paraguay 3,2% (107) y Colombia 0,4% (13) de los casos. La incidencia de la Leishmaniasis visceral en la región fue de 2,59 casos por cada 100.000 habitantes, considerando solamente a la población del área de transmisión. Brasil y Paraguay presentan las mayores tasas con 4,35 y 3,85 casos por cada 100.000 habitantes respectivamente.

Los datos referentes al sexo fueron reportados en el 99% de los casos notificados, siendo el sexo masculino el más afectado con el 64,1% (2.172) del total de casos. En relación a la distribución de los casos de Leishmaniasis visceral por edad, la mayoría ocurre en menores de cinco años, con 37,0% (1.255), situación que fue similar en los países notificados, entretanto hay que resaltar que Colombia notifica 88,9% en este grupo de edad. En los países del Cono Sur (Argentina, Brasil y Paraguay) el grupo de 20 a 50 años representa el 30,2% (1.024) de los casos.

El criterio de confirmación por laboratorio se registró en un 86,7% (2.939) de los casos. De ocho países que notificaron casos en el 2.013, Colombia, México, Honduras, El Salvador y Guatemala tuvieron el 100% de los casos confirmados por este criterio. Brasil reporto 209 casos confirmados Leishmania/HIV representando el 6,1% y 6,4% del total de casos de Leishmaniasis visceral en la Región y en el Brasil, respectivamente. La tasa de letalidad por Leishmaniasis visceral en 2.013 fue de 6,7% (229 óbitos) similar a la de 2.012, donde fueron registrados 213 óbitos y la letalidad de 6,6%.

La proporción de cura fue de 66,7% (2.260). Llama la atención la proporción de casos donde el resultado clínico es desconocido (24,7%), no habiendo mejorías en la calidad de esa información en comparación al año anterior, donde la proporción de casos con evolución desconocida fue de 22%.

Extraído del Informe Epidemiológico de las Américas. Leishmaniasis N°3, julio 2.015. OPS-OMS. http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_topics&view=article&id=29&Itemid=40754&lang=es
 
 

 
 
 
« Anterior 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 Siguiente »
 
 
 
  Datos Epidemiológicos
  Materiales Educativos
  Videos
  Bibliografia
  Juegos
  Presentación de Trabajos
  Trabajos en conjunto
  Descargas
  Seguinos en Facebook
  Contactos